El “blacberri”, el consumismo y la soberanía tecnológica

Por: Hector Colina
Fecha de publicación: 09/12/08
Fuente: http://www.aporrea.org/tecno/a68480.html

A mediados de los años 80, un pegajoso merengue hacía furia en muchos de nosotros adolescentes con su letra que era un himno al consumismo desenfrenado que estaba naciendo y que hoy reina entre nosotros: “Tengo un traje de Ives Sain Lauren, un perfume de Paco rabanne 3 corbatas diseño Cardin. Como toda la gente, uso sergio valente…”

¿Qué iba a saber de esos nombres si lo que usaba era lo que mis padres me compraban en el mercado municipal que se hacía todos los sábados en mi pueblo? Pero igual, iba a las fiestas, veía bailando a las chicas mientras tarareaba la canción.

Uno de las estrofas de la canción decía que “estamos en la era del diseñador” para justificar la avalancha de marcas y marcas que se iban desgranando en ella.

Hoy día, la situación no ha cambiado y, peor aun, el desenfreno por cargar encima algo de “marca” es irracional al sentido de que muchos ciudadanos llevan su pago, cual cordero sacrificado, a una tienda con tal de tener el último celular, el último par de zapatos y así sucesivamente.

En Venezuela, la situación no nos es ajena En este sentido, los venezolanos somos grandes consumidores de telefonía celular; según indicadores de conatel [1], la telefonía celular móvil en Venezuela ha tenido un ritmo sostenido de crecimiento desde su introducción en el año 1996 cuando sólo habían en todo el país un total de 499.116 suscriptores, ya para el 97, la cifra ascendía a 1.102.948 y así, sostenidamente, ha ido subiendo teniéndose para el 2006, por ejemplo 18.789.466 y para el 2007, 23.820.133

Esta onda de consumo tiene su mayor exponente en los últimos modelos de celulares que comercializan las operadoras telefónicas los cuales dejaron, hace años, de tener como único fin la función para lo cual se concibieron: hacer y recibir llamadas.

No obstante, sería interesante preguntarse si todas las funcionalidades que cada día aparecen en estos dispositivos no son estrategias de mercado por parte de las grandes empresas para hacer crecer sus ganancias en función de crear necesidades artificiales en un público consumidor inconsciente.

En este orden de ideas, desde el año 1999 [2] existe un dispositivo denominado “blackberry” que recién hace su aparición en Venezuela: el Blackberry.

El fulano aparatico desde adentro

Para poder entender el sentido del discurso que estamos desarrollando es necesario que conozcamos algunos detalles del funcionamiento del elemento en cuestión.

Los blackberry técnicamente no son un teléfono celular sino un computador portátil para diversas aplicaciones especializadas que funcionan sobre una plataforma tecnológica determinada. Lo innovador del dispositivo en cuestión es permitir la consulta de correo electrónico, mensajes de texto, gráficos y otros de forma muy rápida. Al margen de todo, esta “innovación” le costó a RIM, Research in Motion [3] alrededor de 600 millones de dólares en función de que tuvo que pagar esa cantidad por un juicio interpuesto por la empresa norteamericana NTP [4] la cual le acusó de infringir patentes, situación ante la cual RIM llegó a un acuerdo desembolsillando dicha cantidad [5]

En esencia, el procedimiento mediante el cual se escribe, lee o envía un correo electrónico, por ejemplo, descansa sobre una plataforma tecnológica que tiene su base central en Canadá, en las oficinas de RIM, a través de la cual pasan todos los mensajes, correos que los usuarios envían mediante sus “Blackberry”; así, por ejemplo, cuando un usuario ve un nuevo correo en la pantalla del aparatico en cuestión, el mensaje ya ha pasado por Canadá y usado la plataforma de RIM.

La justificación para que todas las comunicaciones sean centralizadas en Canadá, la da el vice presidente de RIM, Norm Lo, cuando dice que sólo mediante esa estrategia “pueden garantizar la calidad del servicio” [5]

Ahora bien, podríamos preguntarnos, entonces, quién garantiza que esos datos no serán leídos por terceros o, inclusive, por el mismo fabricante? El mismo Norm Lo, declara que “ellos garantizan que su red es segura, irrompible”[6] utilizando técnicas de encriptamiento [7].

Todo el sistema descansa en que los usuarios confíen en un tercero foráneo que centraliza toda las comunicaciones que envía o recibe por el dispositivo que posee.

Esta situación ya ha sido motivo de alarmas a varios niveles por ejemplo, en meses recientes un reportaje español indicaba la perplejidad de muchos ante el uso de estos dispositivos por parte de varios ministros españoles, los cuales no tenían mayor información de los mecanismos utilizados por la empresa RIM. De hecho, al recién electo presidente de los Estados Unidos de norteamérica, Obama, se le ha prohibido el uso del inseparable blackberry con que se le vio durante su campaña [8]

En Venezuela el uso de este dispositivo sigue creciendo y entre funcionarios públicos cada día es más frecuente observarlo; dejando de lado elementos que no se discuten acá, como el del consumismo, el elemento visible como símbolo de estatus social y otros más, es innegable que en estos momentos deberíamos estarnos cuestionando modelos tecnológicos foráneos que incorporamos y usamos sin ninguna reflexión, sólo porque las transnacionales nos dicen que debemos usar.

¿Dónde queda la soberanía tecnológica en un modelo en el cual un tercero foráneo puede, aunque sea de manera hipotética, centralizar las comunicaciones de un país? RIM indica que los datos son cifrados con los más altos estándares de seguridad, no obstante no hay que olvidar que Canadá forma del proyecto Echelon [9], instrumento de amenaza mundial de las grandes potencias que bajo la excusa de protegerse de ataques, espían los datos de casi toda la humanidad, proyecto que una potencia de cálculo impresionante ante el cual los más férreos sistemas de encriptamiento podrían sucumbir.

¿ Cómo se puede promulgar una ideología socialista cuando exhibimos un juguete tecnológico de primer mundo símbolo de estatus social, símbolo de opulencia, símbolo de muchos elementos de los que el discurso socialista reniega?

Y usted… ¿ya compró su blackberry? Apúrese que se agotan.

hcolina@gmail.com

[1] http://www.conatel.gov.ve/Indicadores/indicadores_2007_iv_trimestre/anuales/telefonia_movil.pdf
[2] http://es.wikipedia.org/wiki/BlackBerry
[3] http://www.rim.com
[4] http://en.wikipedia.org/wiki/Research_In_Motion
[5] [6] http://www.zdnet.com.au/news/communications/soa/BlackBerry-maker-defends-Canada-e-mail-route/0,130061791,139202607,00.htm?feed=pt_security
[7] http://blogs.techrepublic.com.com/tech-news/?p=2113
[8] http://www.nytimes.com/2008/11/16/us/politics/16blackberry.html?_r=1
“Lo que hace grande a Blackberry son los servicios, estos que se
conectan a la red y marcan la diferencia en efectividad ” [1]
[9] http://en.wikipedia.org/wiki/ECHELON

Escrito con el Navegador Flock

Tags: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s